• Srta. Aguilar, usted que sabe dónde está todo en nuestra empresa, ¿sería tan amable de poner esta pieza en una urna de cristal, junto al resto de objetos?.

  • Epa... no tengo palabras, será un placer incorporarla al resto de objetos, es un gesto muy bonito por su parte. Espero que con esto no esté tratando de comprar mi voluntad, porque con los proyectos seré implacable.

  • Tienes una hora para recoger tus cosas. Ya no eres de la familia, y si te queda una pizca de honra, nos evitaras más escándalos. Vete.

  • Nos has mentido. Has dejado que nos arrebaten la compañía y has destrozado el corazón de mi hija, y todo por una ladrona de medio pelo, por esa infeliz.

  • Ven esta noche a la subasta benéfica de Año Nuevo... vamos a hacer borrón y cuenta nueva. Siento mucho... si ha sido tan terrible encontrarme de nuevo... lo siento.

  • Tengo que desarrollar un proyecto en la compañía, y sola no puedo hacerlo. Necesito tu experiencia y tus conocimientos sobre la empresa... para enfrentarme a Carlos.

  • El Bitcoin le hará a los bancos lo que el email le hizo a la industrial postal.

  • Me fío más de un algoritmo matemático que de un banco.

  • Con el tiempo, los bancos abrazarán a Bitcoin, así como las compañías de telecomunicaciones han encontrado una manera de hacer dinero en Internet.

  • Los primeros años en Internet, tuvimos acceso A PESAR de las compañías de telecomunicaciones, no gracias a ellas. Ahora, Bitcoin funciona a pesar de los bancos, no gracias a ellos.

  • Eso significa que Ulrich es mi abuelo, y que... Martha es tu tía... ni una mierda. Voy a llevármelo para que todo vuelva a ser normal.

  • ¿Esto es real... o me he vuelto loco como mi padre?. ¿Usted existe de verdad, o me he vuelto loco, y estoy alucinando?.

  • Los del cielo nos olvidaron... no nos juzgan. La muerte y yo estoy sola... y mi único juez... soy yo.

  • Yo sola formo mis lazos. Haya ofrecido mi ayuda o la haya negado. Todos enfrentamos el mismo destino.

  • ¡¿Es que no has entendido nada?! Si te llevas a Mikkel, intervendrás, en el curso de los acontecimientos. Tus padres nunca se conocerán ni se enamorarán ni se casaran, ¡y tú!... tú no nacerás.

  • No estás loco, tu padre tampoco lo estaba. A veces nos resulta difícil entender lo que va en contra de todo lo que nos hicieron creer. ¿Qué sintieron aquellos a los que les dijeron por primera vez que la Tierra era redonda?.

 
Pag 1/2370
 
 
 
 
 




 



Copyright © 2017 Vaais

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

 
Entendido!