Frases de The Crown - Netflix Serie #3


Frases de The Crown - Netflix - Serie



  • La corona nunca se echa atrás. Si gran Bretaña tuviera por costumbre acobardarse, el mundo ya viviría bajo el yugo de la tiranía fascista... ni siquiera tendríamos un imperio.

  • ¿Qué cree que debe hacer la reina, quedarse en casa por culpa de unos incidentes provocados por una chusma de insurgentes?. ¿Qué clase de mensaje enviaría eso?.

  • Rusia es un imperio muy antiguo que exige y merece un respeto. A los americanos les gusta mucho blandir el palo y hablar dando voces... en lo que respecta a la gobernanza mundial... aún no están preparados. Necesitan que una experimentada y curtida potencia les guié, les eduque.

  • Yo siempre he sido la persona que todos quieren que se reúna con los rusos, porque Stalin solo me hablaba a mí... Ahora que ya no está, hay un gran peligro de que Eisenhower se encargue de dirigir la función. Y eso sería un desastre, señora, por razones evidentes.

  • Acabo de enterrarme de que gran parte de la semana pasada, mi Primer Ministro estuvo incapacitado, y el Secretario de Exteriores también... y que usted conspiro para ocultarme esa información. Sé que no es mi trabajo gobernar, pero sí es mi obligación asegurar una buena gobernanza. Pero cómo puedo hacerlo, si mis Ministros mienten y conspiran para ocultarme la verdad. Me ha impedido cumplir con mi deber. Ha obstaculizado y distorsionado el buen funcionamiento de la Corona. ¿Cómo ha podido?.

  • Sé que debo actuar, pero no puedo convocar a los hombres más brillantes y extraordinarios del país para echarles una buena regañada como a niños. Son mucho más inteligentes que yo. En cualquier confrontación me ganarían en debates, en ideas y en manipulación.

  • Un asunto eclipsa a todos los demás esta semana, señora. Los soviéticos y su bomba H. Ya tenemos confirmación de que han hecho pruebas en la estepa de Kazajistán. Es vital que actuemos con prontitud para asegurar la paz, y es vital que los británicos abanderemos la iniciativa.

  • En ese momento dudo... y luego me dijo que escogiera entre Khawaja Nazimuddin, de Pakistán, o Sidney Holland, de Nueva Zelanda... para sentarme a su lado en una cena. Pero no fue para eso para lo que me convoco, huy, creo que fue para lanzarme a los leones por mi gestión de la niebla... pero la niebla se levanto, y tuvo que tomar una decisión allí mismo, en el salón. Se le veían girar los engranajes detrás de sus ojos, y entonces, cambio de táctica sin pestañear... muy lista. No, lista no, ingeniosa... porque me desarmo y me obligo a mí a cambiar de táctica también.

  • ¿Que qué voy a hacer?. Pues nada, por supuesto. Ese es mi trabajo. No hacer nada y permanecer en silencio.

  • He venido porque quiero hacerte una pregunta sobre mi educación, madre. Pues, que no recibí ninguna. ¿Cocer, tejer y recitar poemas?... eso no es educación.

  • Solo Dios puede levantar la nieve, pero yo como Primer Ministro estoy en condiciones de aliviar el sufrimiento, a tal fin, me comprometo a otorgar con efecto inmediato más dinero para personal hospitalario, más dinero para material medico y una Comisión de Investigación exhaustiva independiente sobre las causas de la contaminación, para asegurar que semejante calamidad, nunca más vuelva a caer sobre nosotros.

  • Hoy aquí he presenciado escenas como las que no habíamos visto desde los peores días de los bombardeos. Pero junto al sufrimiento, también he visto heroísmo, y ahí donde hay heroísmo, siempre habrá esperanza.

  • Rechace ser coronado como un dios por algo aún más grande... por amor.

  • Si apartas el velo... ¿qué es lo que queda?... una joven corriente de modesta capacidad y poca imaginación. Pero si la envuelves así y la unges con aceite, wuala, ¿qué tienes?... una diosa.

  • Algunas veces brilla el sol, pero si hace demasiado sol, lo llaman sequía. Luego tenemos lluvia, demasiada lluvia, y lo llaman diluvio. Y también buscan la forma de culparnos. ¡Es un acto de Dios! ¡Es el tiempo! Y para bien o para mal, nos pasa mucho en esta isla. Francamente, hay temas más urgentes que atender.

  • Escuchad esto, jóvenes de todas partes, y proclamadlo a los cuatro vientos: 'La tierra es vuestra, y la plenitud que con ello conlleva. Sed bondadosos, pero feroces. Se os necesita ahora más que nunca. Coged el relevo del cambio. Este es vuestro momento.'

 
Pag 3/8
 
 
 
 
 



 



Copyright © 2016 Vaais

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

 
Entendido!