Frases de Lena Headey - Citas y dichos celebres



  • He matado a tu Gorrión Suprema... y a todos sus gorrioncillos, a todos sus septones, a todas sus septas, a todos sus asquerosos soldados porque me daba placer verlos arder. Me dio placer imaginar su sorpresa y su dolor. Ningún pensamiento me ha dado jamás mayor dicha.

  • Confiesa. Vamos, confiesa. Te daba placer. Golpearme, no alimentarme, aterrarme, humillarme, ¿verdad?. No lo hacías porque te preocupara mi penitencia, sino porque te daba placer. Lo entiendo. Yo hago cosas porque me dan placer. Yo bebo porque me da placer. Maté a mi marido porque me daba placer librarme de él. Fornico con mi hermano porque me da placer sentirlo dentro de mí. Miento sobre que fornico con mi hermano, porque me da placer tener a mi hijo a salvo de odiosos hipócritas.

  • Cometí un terrible error, lo llevo conmigo cada día. Traje un ejercito de fanáticos a nuestra puerta, y ahora debemos luchar juntas... nos necesitamos.

  • Las tratamos sin misericordia, y lo haremos. Pero si matas al Gorrión Suprema, no saldrás de la Secta con vida, y sin ti toda habrá sido en vano. Ponte a la cabeza de nuestro ejercito, a donde perteneces, donde papa te quería, muestra a nuestros hombres a donde pertenece su lealtad, enséñales lo que somos los Lannister, lo que le hacemos a nuestros enemigos. Retoma ese estúpido castillo porque es nuestro y porque puedes.

  • Si alguien planea hacer de nuestra perdida su ganancia, quiero saberlo. Si alguien se ríe de la reina que camino desnuda por las calles cubierta de mierda, quiero saberlo. Quiero saber quiénes son. Quiero saber dónde están.

  • Tú mismo lo dijiste cuando padre murió. Dijiste que debíamos estar juntos. Dijiste que la gente trataría de destruirnos, de arrebatarnos lo nuestro. Eso también fue una profecía. No te hice caso, y todo cuanto dijiste se ha cumplido.

  • No, sabía que pasaría. La bruja me lo dijo hace años. Me prometió tres hijos y también que morirían... y sudarios de oro. Todo cuanto dijo se ha cumplido. No podías evitarlo. Es una profecía. Es el sino.

  • Era buena. Desde su primer aliento fue encantadora. No sé de dónde lo sacó... desde luego no de mí. Ni maldad, ni envidia, solo bondad. Pensé que si podía hacer algo tan bueno... tan puro... tal vez no fuera un monstruo.

  • Puedo hacerte muy rica. Una dama de la corte. O puedo procurar que mueras del modo más horrendo imaginable. Y no hago más que estar aquí imaginando modos horrendos de matarte.

  • ¿Confesar?. ¿Al Gorrión Supremo?. Ni hablar. Lo puse donde está. Lo creé de la nada. ¡No me arrodillaré ante un plebeyo descalzo a suplicarle que me perdone!

  • Mírame a la cara. Es lo último que verás antes de morir.

  • Haría cualquier cosa por ti. Cualquier cosa para evitar que te lastimen. Incendiaría ciudades enteras. Tú eres lo único que me importa. Tú... y tu hermana. Desde el día en que llegaron a este mundo. Mi niño... mi único niño.

  • Tu padre... tu hermano, tu abuelo. Yo era la reina de los Siete Reinos... y solo pude abrazarlos mientras dejaban este mundo. Darles un beso luego de que partieran.

  • No importa quién seas, no importa qué tan fuerte seas. Tarde o temprano... te enfrentarás a situaciones más allá de tu control. Hechos que no podrías haber previsto o evitado... no puedes culparte por el destino.

  • La fe y la corona son los dos pilares que sostienen este mundo. Si uno colapsa, el otro también.

  • Tyrion será un monstruo, pero, al menos, lo asesinó a propósito. Tú lo asesinaste por error, con la estupidez.

 
Pag 1/7
 
 
 
 
 



 



Copyright © 2016 Vaais

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

 
Entendido!